Cuando se quiere algo, el Universo entero conspira en su favor. El guerrero de la luz lo sabe.

Por esta razón cuida mucho sus pensamientos. Escondidos bajo una serie de buenas intenciones existen sentimientos que nadie osa  confesarse a sí mismo: venganza, autodestrucción, culpa o miedo de la victoria, la alegría macabra ante la tragedia de otros.

El Universo no juzga: conspira a favor de lo que deseamos. Por eso, el guerrero tiene el valor de mirar hasta las sombras de su alma y ver si no está pidiendo nada nocivo para sí mismo. Y tiene siempre mucho cuidado de lo que piensa.

Paulo Coelho, Manual del Guerrero de la luz.

Todos somos ese guerrero, cuida tu pensamiento, que no se convierta en el principal enemigo de tu própia victoria.

Uso de cookies

En este sitio web usamos cookies para mejorar nuestra presencia en san google, en serio, no las usamos para nada más. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies